Cuando un viaje de rutina se convierte en una pesadilla: Qué hacer si lo arrestan en el extranjero

Cuando un viaje de rutina se convierte en una pesadilla:  Qué hacer si lo arrestan en el extranjero

Lo último en lo que pensaría durante un viaje de negocios es la posibilidad de que lo arresten. No obstante, el gobierno de Estados Unidos informa que autoridades extranjeras detienen a más de 2,500 ciudadanos estadounidenses cada año. Si bien un porcentaje relativamente grande involucra delitos relacionados con drogas, en algunos países, no es difícil que un estadounidense viole inadvertidamente leyes locales que resulten en su detención. Y mientras que ciertas leyes y normas culturales extranjeras pueden parecer arcaicas, injustas o excesivamente punitivas, como huésped en una tierra extranjera, los viajeros de negocios y los turistas deben comprenderlas y esforzarse para evitar atraer la atención de las autoridades gubernamentales. Aquí hay una guía para ayudarlo a evitar un arresto en el extranjero y qué hacer si se encuentra mirando las paredes de una celda de una prisión extranjera.

  • Entienda las leyes locales, regulaciones y prácticas culturales. Tan pronto como reserve su boleto de avión, estudie sobre su destino y las leyes locales. El Departamento de Estado de los EE. UU. publica información sobre casi todos los países, incluidas las leyes locales y las circunstancias especiales que merecen especial atención por parte de un viajero de negocios. Por ejemplo, muchos países requieren que los extranjeros lleven consigo su pasaporte en todo momento. Además, algunas culturas criminalizan la práctica pública de ciertas religiones y signos de afecto entre parejas del mismo sexo.

 

  • Regístrese en el gobierno de Estados Unidos. Al registrarse en el Programa de Inscripción de Smart Traveller (STEP, por sus siglas en inglés), recibirá actualizaciones de seguridad sobre su destino. El registro también proporciona a los funcionarios del gobierno de EE. UU. Su información de contacto para que puedan comunicarse con usted en caso de emergencia.

 

  • Configure alertas de los países en su itinerario. Para mejorar su conocimiento de las condiciones de vida, así como del entorno económico y político actual, cree alertas en motores de búsqueda y en redes sociales para los países que desea visitar. Al hacerlo, podría identificar aumentos de protestas importantes contra el gobierno de Estados Unidos o un arresto de alto perfil de algún ciudadano estadounidense. Con el tiempo, tendrá una mejor comprensión sobre los riesgos de ingresar a un país determinado, así como de las ubicaciones que deberá evitar.

 

  • Si lo arrestan, notifique a la embajada o al consulado. Si bien los empleados del Departamento de Estado no pueden exigir su liberación, pueden ayudar a garantizar un trato humano mientras esté detenido. También pueden servir como un medio de información entre usted y su familia y su empleador. Para evitar confusiones y agilizar el proceso de comunicación, designe a una persona en Estados Unidos como el principal punto de contacto con los empleados de gobierno que lo asisten.

 

  • Asegurar asistencia legal y lingüística. Si bien un funcionario del gobierno de Estados Unidos puede recomendar a un abogado local con dominio del idioma inglés para que lo represente, no puede pagar sus honorarios. Tampoco puede actuar como su intérprete oficial. Entonces, si el inglés no es el idioma principal que se habla en el país, asegúrese de solicitar un intérprete. Los funcionarios del Departamento de Estado pueden ayudar a que su contacto designado en los Estados Unidos envíe dinero para sus gastos legales y de interpretación.

 

  • Olvídese de las protecciones otorgadas a los presos bajo la ley de los Estados Unidos. Cuando son arrestados en Estados Unidos, los individuos tienen ciertos derechos, como el derecho a un abogado. Esas protecciones no siguen a un ciudadano de los EE. UU. cuando viaja al extranjero. Para evitar cometer un error grave debido a falta de conocimiento de las leyes y protecciones locales, siga las instrucciones de su abogado al pie de la letra. Si le dicen que permanezca en silencio, hágalo. Cuando no esté en presencia de su abogado, no intente defender su caso ante los guardias de la prisión o los oficiales de policía; el solo intento puede debilitar su caso o proporcionar información adicional a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para ayudarlo en su proceso penal o bien, para una actualización de sus cargos.

Si cuenta con el respaldo de una firma de protección ejecutiva mientras viaja, asegúrese de que estén informados de su encarcelamiento. Si bien no pueden asegurar su liberación, es probable que mantengan buenas relaciones con la policía local y que tengan la capacidad de recopilar información adicional para ayudar a su abogado a formular un caso más sólido.